Exposición de pioneros de la fotografía en Egipto (1857-1890)

Exposición Fotos Egipto

  • CONTENIDO: 75 Fotografías de los primeros fotógrafos que acudieron a Egipto para dar información a científicos y turistas.
  • LUGAR: Museo de La Rioja, Logroño.
  • FECHA: 28 de Mayo a 28 de Junio de 2015.

Las colecciones “Abeledo-Llabata” y “Santiago Entrena” transportan al espectador al país de las pirámides en la época de la arqueología clásica, entre 1857 y 1890.

Hasta 75 fotografías en albúmina que retrotraen al Egipto de hace 150 años soprenderán a los visitantes del Museo de la Rioja desde el 28 de mayo hasta el 28 de junio

Los amantes de la historia, del antiguo Egipto, de la arqueología y de la fotografía tienen desde el 28 de mayo una excusa perfecta para acercarse a las salas del Museo de La Rioja. Las colecciones “Abeledo-Llabata” y “Santiago Entrena” han sido expuestas de manera conjunta en una sola ocasión antes en España y nunca con tantas fotografías, lo que proporciona un valor añadido a este esfuerzo del Museo de La Rioja.

Hasta 75 (en la anterior ocasión no llegaban a 50) imágenes del antiguo Egipto captadas entre 1857 y 1890 por fotógrafos de diversas nacionalidades, entre los que se cuentan Maxime du Camp, Francis Firth, Constantine Zangaki, Wilhelm Hammerschmidt o Luigi Fiorillo, componen la muestra de las colecciones “Abeledo-Llabata” y “Santiago Entrena”.

Obelisco de Luxor

Obelisco de Luxor

La fotografía y el Antiguo Egipto

La invención e introducción de la técnica fotográfica, en la segunda mitad del siglo XIX, supuso un cambio radical a la hora de representar las imágenes que los viajeros, artistas y pioneros de la egiptología observaban en su periplo por el país de los faraones. Con lentitud, se fue introduciendo esta nueva técnica que reflejaba con mayor exactitud y objetividad lo que apreciaban realmente. La fotografía permanece en el tiempo y permite volver a observar a través de las imágenes contenidas en antiguos libros y grabados la realidad de una época romántica.

La ilustración de los monumentos arqueológicos se había basado tradicionalmente en el dibujo. De hecho, las misiones arqueológicas internacionales llevaban en sus equipos dibujantes, cuando no eran los propios arqueólogos quienes simultaneaban esa función con la suya propia. De esta manera llegan a la civilización occidental vistas de civilizaciones exóticas, misteriosas y desconocidas.

El invento iba a solventar la mayoría de los problemas que presentaba la ciencia. La fotografía, reproducible, objetiva e imparcial, se convirtió en fuente de documentación fidedigna y además ofrecía a la investigación arqueológica eficacia, exactitud y rentabilidad.